Insurtech como modelo de negocio

Hilario Itriago es CEO y Co-Fundador de Bullfrog Ventures, la plataforma de soluciones Insurtech más importante de LATAM. También es miembro del Directorio para LATAM de Boxx Insurance, una empresa de ciberseguros Canadiense. En su carrera de más de 20 años Hilario fue CEO y COO para LATAM de RSA Insurance Group, así como COO en RSA Seguros Chile y CFO en RSA Seguros Venezuela, su país de origen.


En todos los ámbitos en los que nos hemos referido al fenómeno conocido como insurtech, lo hemos hecho, generalmente, en el contexto de los emprendimientos que han demostrado que las cosas se pueden hacer de manera diferente a como la industria aseguradora lo ha hecho por muchos años. Casos como los de Lemonade, Slice o Trov han sido más que referenciados y, en meses recientes, buscados por importantes y reconocidas empresas en su rol de inversionistas. Sin embargo, poco hemos discutido el caso del insurtech como modelo de negocios.

Para entender el impacto que tiene ese concepto no hay que ir muy lejos. En nuestra región latinoamericana, un líder de la industria expresó en 2017 a través de la prensa, que su objetivo como organización era “ser una compañía tecnológica que hace seguros”. Esa expresión es trascendental, no solo por las implicaciones que tiene a nivel de cambio organizacional (donde las compañías de seguros que usan tecnología y los dueños del conocimiento de suscripción y gestión de riesgos han reinado por años, y a cuyo alrededor se han construido las organizaciones), sino porque además nos obliga a pensar en la tecnología dentro de compañías que siempre han visto el tema como un mal necesario, que no funciona del todo bien y que incluso es en parte culpable de nuestra imagen como industria lenta y poco innovadora.

¿Qué pasaría si las coberturas de seguros fueran un servicio que se contrata como quien activa la ubicación en las preferencias de nuestros teléfonos inteligentes? Cuán fácil sería seleccionar los deducibles en un rango horizontal como se mueve el del brillo de las pantallas. Una compañía tecnológica que hace seguros empieza a diseñar soluciones primero, y dentro de esas soluciones enmarca un producto de seguros. No es una locura pensar que en ese proceso, la imaginación fluye mejor que detallando las condiciones de una póliza y que, dada la mayor urgencia por el retorno de una inversión tecnológica, las aseguradoras empezarían a operar con un mayor sentido de urgencia de manera más ágil y con una mentalidad más innovadora.

“Tecnología al servicio del cliente”, ese es el camino recorrido en los últimos años y que queremos seguir recorriendo en muchas industrias, al punto que ahora se ven compañías que pensábamos se especializaban en un negocio y, sorpresivamente, entran en otro, e.g. ¿Durante cuánto tiempo creímos que Amazon era solo una tienda online o una plataforma de comercio electrónico? Las plataformas tecnológicas bien desarrolladas tienen la capacidad de diferenciarse y expandir las posibilidades de las compañías, y para la industria aseguradora no debería ser diferente.

Dado que el insurtech tiende a ser más un modelo de negocios, y que la tecnología está en el centro de este, las aseguradoras no tienen tiempo que perder. Es hora de adaptarse y reposicionar sus productos y servicios, de lo contrario un Amazon nos hará creer que es solo una compañía tecnológica, pero mañana activará Prime Insurance, y el mundo de los seguros no será lo que era antes.


Las opiniones e interpretaciones incluidas en este artículo son exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Chubb.