Responsabilidad medioambiental

Obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles
con la permanencia de una vida humana auténtica en la Tierra.

Han Jonas, en Principio de Responsabilidad


En el invierno de 1952, una densa niebla sobre Londres causó la muerte de 12,000 personas. Un frío inusual, que provocó una mayor quema de carbón rico en azufre, propició la catástrofe conocida como La Gran Niebla. Cuatro años después, el gobierno británico emitió una ley, la Clean Air Act 1956,[I] que es considerada el inicio de las legislaciones modernas en torno a la protección del medio ambiente.

En la actualidad, países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Ecuador, entre otros, consignan en su Constitución Política “el derecho al medio ambiente adecuado”.[II] A pesar de ello, no puede decirse que en el derecho latinoamericano se considere de forma clara al ambiente como un bien jurídico “susceptible de tutela por sí mismo”.[III]

Más allá de las delimitaciones jurídicas, lo que sí queda claro es que las legislaciones de la región consignan el daño ambiental como toda alteración que modifique negativamente al medio ambiente.

Ante ello, la prevención es la regla de oro para las legislaciones ya que, tras un evento, resulta muy difícil volver las cosas a su estado anterior. De acuerdo con la doctora en Derecho, Andrea Signorino, el derecho ambiental debe enfatizar el enfoque preventivo debido a que la vía sancionadora se encuentra muy limitada en su eficacia a posteriori. Señala, además, que el seguro ambiental viene a cumplir un papel fundamental como instrumento de control ambiental así como mecanismo de prevención.[IV]


Cobertura acorde con la legislación

La legislación ambiental, en permanente elaboración y con distinta evolución en cada país de la región, hoy en día es extensa. Sin embargo, lo que cada nación tiene en común es que todas evolucionan a partir de las ramas tradicionales del derecho, como los son el civil, el penal y el administrativo, y desde ahí han abordado el problema de la responsabilidad, como serían las sanciones administrativas, por citar un ejemplo.[V]

Precisamente, uno de los aspectos medulares es el ámbito de la responsabilidad derivada de un daño y las acciones dirigidas a repararlo. Aquí una de las tendencias de la legislación apunta a robustecer la responsabilidad hacia todos los actores, ya sean directos o indirectos. El mercado asegurador, consciente de ello, se ha ido alineando con las leyes ambientales de los países de América Latina para ofrecer una cobertura cada vez más amplia.

“Hay varios factores que tienen un impacto directo sobre la póliza de riesgos ambientales”, señala Fabio Barreto, Gerente Regional de Responsabilidad Ambiental de Chubb, “como son los temas de sustentabilidad y los eventos climáticos, otros solo son tendencias de mercados”.

Lo que sí queda claro es la necesidad de que el asegurado conozca la exposición que maneja y pueda tener claridad sobre la cobertura. La confusión llega cuando se presenta por primera vez un escenario de contaminación y el asegurado cree que está cubierto para cualquier evento.

“Algunas empresas compran una póliza de responsabilidad general y esta póliza incluye una cobertura de contaminación solo accidental”, explica Barreto, “es necesario que el asegurado vea en qué escenarios se involucra la contaminación”.


Actividades expuestas al riesgo

Cada vez que se inicia una nueva obra de gran magnitud como una planta eléctrica o una procesadora de basura, una importante inversión se pone en juego y con frecuencia la tensión se incrementa debido a la observación de grupos ambientalistas muy atentos a los riesgos.

Por si fuera poco, el control maestro en la operación de la obra estará regido por controles computacionales. De esta forma, la planta se vuelve susceptible a un ataque cibernético y una falla en sus sistemas de control podría causar un escenario de contaminación en corto tiempo.

La exposición a este tipo de amenazas que afectan la operación electrónica podría mitigarse mediante una póliza como lo es el producto de riesgo cibernético, con especificaciones alineadas con los probables efectos de un evento.

Cabe mencionar que hay casos donde una cobertura lleva implícita otra relacionada. Fabio Barreto detalla al respecto que hay productos de responsabilidad ambiental que cubren automáticamente los ciberriesgos.

Este último elemento, que en apariencia es una amenaza silenciosa, es un factor a tomarse muy en cuenta en la actualidad. Según una encuesta hecha por el Foro Económico Mundial, los ciberataques ocupan el quinto lugar entre las 10 amenazas con más probabilidades de suceder.

No solo eso, el informe presenta tres listas de riesgos “categorizados por su impacto, probabilidad e interconexiones”, donde destacan las amenazas ambientales, concretamente pérdida de biodiversidad, crisis por el agua y fracaso en la mitigación del cambio climático.[VI]

Es notorio que el informe resalte los eventos climáticos extremos, lo que habla de la fragilidad del equilibrio ambiental y de la necesidad de prevenir más eventos provocados por un factor humano.

La industria aseguradora ha logrado ofrecer productos más allá de la responsabilidad civil y llegar a coberturas medioambientales, es decir, tocar segmentos específicos de actividades de riesgo.

Ahora se trata de pasar de la divulgación a crear una cultura de prevención. En otras palabras, el reto es concientizar de forma más amplia acerca de la conveniencia de invertir en pólizas que no sólo hagan más eficientes los recursos de una empresa, sino que estén alineados con las políticas sustentables que el planeta requiere.


Bibliografía y fuentes

[I] Arrizabalaga, M. Resuelto el misterio de la niebla asesina de Londres que mató a 12.000 personas en 1952”. Diario ABC, España. 16 de noviembre del 2016. Consultado en https://bit.ly/2FvSIi6.
[II] Alpa, Guido. La natura giuridica del danno ambientale. Citado en La responsabilidad por el daño ambiental en América Latina”. Oficina Regional para América Latina y el Caribe, ONU. México, 2003. Consultado en https://bit.ly/2TZZN4C
[III] Kiss, Alexandre. “El derecho al medio ambiente de Estocolmo a Sofía”, suplemento Humana Iura, citado por Mercedes Franco en El derecho humano a un medio ambiente adecuado. Universidad de Deusto.España, 2000. P. 67. Consultado en https://bit.ly/2UX9Gwq.
[IV] Signorino Barbat, Andrea. Peculiaridades del seguro de responsabilidad civil medioambiental. P. 183. Consultado en http://centro.paot.org.mx/documentos/pnud/Dano_ambiental.pdf
[V] ONU. “La responsabilidad por el daño ambiental en América Latina”. Oficina Regional para América Latina y el Caribe, ONU. México, 2003. Consultado en https://bit.ly/2TZZN4C.
[VI] Mendoza, Miguel Ángel. “Ciberataques, una de las amenazas con más probabilidades de ocurrir en 2019”. Portal We Lives Security. Consultado en https://bit.ly/2T3krj8