Bolsos y mochilas, valiosos compañeros

El bolso ayuda a afrontar los eventos de la vida y se convierte en el protector de nuestras memorias más íntimas.
Jean Claude Kauffmann [I]


La vida en las ciudades se ha vuelto compleja y ajetreada. Los largos trayectos, la agenda apretada y el tiempo limitado han hecho que las personas que salen a trabajar y estudiar deban traer consigo múltiples accesorios, pensando en lo difícil que sería volver a casa o a la oficina por algún objeto en específico.

Cargamos entonces lo fundamental: teléfono móvil, cartera, laptop, llaves, agenda, pañuelos, medicamentos, agua, algún alimento, y artículos básicos de higiene personal. En algunos casos, también otros objetos importantes para enfrentar imprevistos, como un libro impreso o electrónico para aquellos minutos libres, maquillaje, perfume, cepillo para el cabello, hilo y aguja, y un sinfín de objetos tan diversos como las personas mismas.

El bolso, portafolio, maletín, o cualquier accesorio similar, es el espacio más íntimo, fuera de la habitación propia en casa, tanto para mujeres como para hombres. Lo fundamental de cada persona está ahí, lo que requiere en su vida diaria, su identidad, sus gustos, sus actividades, sus relaciones personales, entrañables objetos de valor sentimental, y otros de valor económico.

La pérdida de este accesorio implica graves afectaciones para el dueño. Desafortunadamente, América Latina sigue teniendo niveles de delincuencia considerables que afectan a las personas y a su economía. El crecimiento de las urbes, junto con una clase media cada vez más sólida y con acceso a tecnología, convierte a la persona citadina en blanco del crimen. El robo con violencia es uno de los temas centrales en las estrategias de seguridad de todos los países de la región, sumado a otros hechos también graves.


La vida más llevadera

El bolso ha llamado la creatividad de los grandes diseñadores de moda, así como el ingenio de ancestrales artistas de pueblos originarios de América y el mundo. Nacido para cargar la solución a nuestras necesidades diarias, de objeto utilitario fue evolucionando a compañero inseparable, que expresa mucho de lo que somos, de cómo somos.

Ese accesorio llamó la atención, también, del sociólogo francés Jean Claude Kauffmann, director del Centro Nacional de Investigación Científica de la Universidad de la Sorbona de París. En su libro El bolso de las chicas; un pequeño mundo de amor disecciona con rigor científico y sensibilidad poética lo que el bolso significa principalmente para las mujeres, pero también para los hombres.[II]

Parte de las conclusiones a las que llegó Kauffmann es que el bolso está relacionado con situaciones futuras. Entre todos los aspectos personales y emocionales que podamos encontrar dentro de este accesorio, en gran medida se refiere a las situaciones que diariamente la persona podría enfrentar. En cierto modo es un contenedor de todo tipo de previsiones.

Para este científico social, el bolso hace la vida más llevadera, es por eso que la privación de éste, y su contenido, genera una serie de dificultades para el dueño que afectan sensiblemente su productividad y estado de ánimo.


Un contexto de peligro

América Latina enfrenta serios problemas en materia de delincuencia. Según el más reciente ranking anual (2017) del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México, las 10 ciudades más peligrosas del mundo son latinoamericanas y, de las 50 primeras, 42 están en nuestra región.[III]

Se ha extendido el problema de los robos, junto con el uso de la violencia para perpetrarlos, desafortunadamente, muchas personas no lo denuncian y eso dificulta su medición y combate. Junto con esto, el mercado ilegal de objetos robados ha crecido y se ha convertido en un foco de atracción, lo que conlleva a que el sistema se alimente y sea más complejo atacar el delito.

En un análisis realizado por el diario El Comercio de Ecuador se reporta que la tasa de robos registrados ha crecido en todos los países de la región, con excepción de Costa Rica, Guatemala y El Salvador. Tal es así que en la mayoría de los países latinoamericanos más del 50% de sus ciudadanos se sienten inseguros, especialmente caminando por la noche.[IV]

Por otra parte, el Barómetro de las Américas, que realiza el Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP, por sus siglas en inglés) reportaba en años recientes que una alta cantidad de encuestados había sido víctima de robo con violencia, o había sabido de estos hechos en sus barrios. El país que encabeza este testimonio es Argentina, con un 71.8% de las respuestas, seguido de República Dominicana (71.5%), Venezuela (69.9%), Brasil (69.6%) y Uruguay (69.2%).[V]

"Es interesante ver cuál es el perfil socioeconómico y demográfico de las personas que más reportan haber sido víctimas de crímenes. Los que viven en áreas urbanas denuncian una mayor tasa de victimización por delincuencia que quienes viven en el área rural" añade Jorge Daniel Montalvo, gerente de programas de LAPOP.


La identidad de un bolso

Cuando se piensa en el robo de bolso o mochila, inmediatamente vienen a la mente las afectaciones más directas, es decir los objetos valiosos económicamente como teléfono móvil, laptop, cartera con efectivo, y tarjetas de crédito y débito que habrá que reportar. Pero hay otro aspecto muy importante a considerar en la pérdida de este accesorio.

Volviendo con Jean Claude Kauffmann y su disertación sobre los bolsos, este sociólogo le adjudica un importante elemento identitario a la relación que se da con su dueña o dueño, una simbiosis que busca expresar a sí mismo y a los demás aspectos de la persona en sí, tanto por la forma exterior del accesorio, pero mucho más por su contenido interior.

Estamos hablando de identidad, que es parte de lo que la persona pierde cuando ocurre un robo. La identidad entendida como una serie datos que pueden ser mal empleados por un tercero.

Según un estudio de la empresa multinacional especialista en seguridad CPP Group realizado en México, el 28% del contenido que lleva un bolso o cartera de una persona corresponde a tarjetas bancarias, escolares y de identificación, mientras que un 35% son notas de compra o agendas personales.[VI]

Estos elementos le dan al delincuente datos suficientes en relación a identidad, patrones de comportamiento, de compra y actividades de la víctima suficientes para intentar otros delitos como robo de identidad, fraude cibernético o, en el peor de los casos, cometer otro delito sobre la misma víctima sabiendo su lugar de residencia y trabajo.


Un bolso protegido

Lo expuesto anteriormente da un panorama que revela la importancia de brindar al bolso, maletín o mochila, ese inseparable compañero diario, la importancia que tiene, algo que tal vez la cotidianeidad nos haga olvidar, pero que recordamos con desagrado cuando lo perdemos.

La industria aseguradora ha respondido de varias maneras a los riesgos que una persona enfrenta en relación con sus objetos personales y de trabajo, ya sea directamente a dispositivos como móviles o tabletas, trayectos físicos o en las transacciones cibernéticas.

Pero es en el aseguramiento de bolsos donde pueden conjuntarse varias características que faltaban para una cobertura más adaptable a la realidad que vivimos en nuestras ciudades.

Bolso Protegido es el nombre con el que se conoce en Chubb al instrumento asegurador que indemniza al dueño de algún accesorio afín cuando le es sustraído por robo. Incluye el valor del mismo así como del contenido que cargaba, dependiendo de la suma asegurada.

Es importante señalar la diferencia entre un hurto y un robo: el primero se refiere a la extracción de un objeto sin violencia, generalmente el dueño no se percata del hecho y es consecuencia de un descuido. El segundo implica la acción violenta de un delincuente sobre la víctima, misma que debe ser denunciada ante las autoridades. El seguro para bolso cubre únicamente la contingencia de robo.

Es raro encontrar personas que tengan asegurado cada objeto que cargan en el bolso, esta es una de las razones por las que este instrumento resulta tan práctico para las necesidades de cobertura personal, señala Sergio Fernandes, Regional Specialty Personal Lines Manager de Chubb América Latina[VII] y añade:

"Este producto ha tenido buena recepción en países como Chile, Argentina y Brasil. Ahora mismo hay planes para fortalecerlo en Colombia y México, continuando luego hacia toda la región."

Sin embargo, un problema que se ha presentado para que este tipo de seguros tenga una mejor penetración es la forma de pago. En Latinoamérica hay un sector considerable de la población aún no bancarizado, de manera que los canales de distribución de la industria, se han centrado principalmente en el telemarketing y las asociaciones con terceros, iniciando recientemente la actividad comercial en redes como Facebook e Instagram.

Por lo mismo, Sergio Fernandes, de Chubb América Latina, señala que ese punto es donde ahora mismo se debe trabajar, con el fin de encontrar soluciones innovadoras directamente o a través de socios comerciales que permitan una mayor penetración en diversas capas sociales que, finalmente, viven en las mismas ciudades y son vulnerables a los mismos riesgos en relación con sus objetos personales.

Un seguro para robo de bolso no va a devolverle al afectado sus objetos preciados o sus valores emocionales, pero sí puede ser de gran ayuda en el aspecto económico, haciendo con ello menos pesado un hecho que en sí mismo es una experiencia traumática.


Bibliografía y fuentes

[I] Redacción. El bolso, mucho más que un accesorio. Doctissimo. 24/may/2011
[II] Redacción. Lo que llevamos en el bolso. El Siglo de Durango. México. 30/ago/2011
[III] Redacción. Las 10 ciudades más violentas del mundo están en Latinoamérica. CNN en Español. 7/mar/2018
[IV] Redacción. El 80? los robos se comente a mano armada. ARG Noticias. 24/sep/2014
[V] Redacción. Argentina y Brasil, los países de América latina en los que más gente reporta robos y asesinatos. Infobae. 3/dic/2014
[VI] Mario Mendoza Rojas. Bolsos femeninos incitan al robo de identidad. Publímetro México.
[VII] Entrevista con Sergio Fernandes, Regional Specialty Personal Lines Underwrite de Chubb América Latina. Asegurados Chubb. Julio 2018.