El futuro está aquí. Cambios exponenciales con impacto.


¿Cómo cambian nuestros negocios en un mundo hiperconectado? ¿Cómo será nuestra sociedad y nuestras empresas cuando los robots realicen gran parte de los trabajos actuales?

Si hay algo cierto en este cambio de época que estamos viviendo, es que muchos de los cambios relevantes que se están produciendo en nuestra vida cotidiana o en la mayoría de las industrias están conducidos por cambios tecnológicos.

Los cambios tecnológicos transformarán la sociedad en las próximas décadas, posiblemente una realidad de ciencia ficción que cada vez es más realidad. Para unos estamos ante la cuarta revolución industrial; para otros al inicio de la era de lo sobrehumano o de lo post-humano. Pero en lo que todos coincidimos es en que los desarrollos que se van a ver en los próximos cinco o diez años van a tener un gran impacto transformador para las personas, la sociedad y los negocios.

Las tecnologías exponenciales como el Internet de las cosas (IoT), la robótica, la Inteligencia Artificial/Machine Learning o la realidad virtual o aumentada (VR/AR) junto con otras, marcarán una mejora considerable en nuestras vidas y en los negocios. Estas mejoras exponenciales en tecnologías digitales están impulsando también la innovación. El coste y el rendimiento de los tres componentes básicos de estas tecnologías digitales, (potencia de computación, almacenamiento y ancho de banda), han mejorado a un ritmo impresionante durante estos últimos años. A medida que la tasa de mejora se acelera, se están experimentando avances rápidos en las innovaciones construidas sobre estas tecnologías "exponenciales" base. El ritmo actual del avance tecnológico no tiene precedentes en la historia y no muestra signos de estabilización, como lo hicieron otras innovaciones tecnológicas históricas, como la electricidad.

Diferentes industrias y áreas de negocio se están beneficiando de todos estos avances. Desde ámbitos como la logística donde tecnologías como la robótica mejorarán considerablemente la automatización o el blockchain, que ayudará a asegurar y globalizar algunas transacciones, o áreas como el marketing que permitirán una personalización mayor a gran escala, estrategias de comunicación por proximidad o multitud de partnerships gracias a mejoras en el Big Data y el uso masivo de información relacionada con intereses, comportamientos, etc.

Sin embargo, aunque hay muchas innovaciones tecnológicas nuevas que están cambiando la forma en que vivimos nuestras vidas, la inteligencia artificial o IA, puede representar los cambios más transformadores y emocionantes. Mientras que la inteligencia artificial ha existido por un tiempo, las mejoras recientes han hecho que la tecnología sea mucho más adaptable. Mirando hacia el futuro, es fácil predecir un mundo en el que la inteligencia artificial juega un papel más importante en nuestra vida diaria y en nuestros entornos laborales. Coches que se conducen solos, asistentes virtuales inteligentes, mejoras en entornos de salud derivadas de algoritmos más eficientes, ... transformaciones que nos introducen más en este cambio de época que comentamos al principio.

La inteligencia artificial se está desplegando de manera rápida en nuestros negocios, en nuestras casas, en nuestros coches y en nosotros mismos. Esto sin duda afectará también al sector de los seguros con tendencias claras sobre cómo ésta y otras tecnologías redefinirán la forma en que está estructurada la industria. Habrá que considerar en un futuro la explosión de información derivada de todos los dispositivos que acabarán conectados como coches, relojes inteligentes, asistentes virtuales y futuras nuevas categorías como la ropa y complementos, electrodomésticos, etc., serán una gran oportunidad para que las compañías conozcan más a detalle a sus clientes y para que puedan formular mejoras de experiencia de consumidor, e incluso, nuevos productos. Hoy en día una disciplina de la inteligencia artificial denominada Machine Learning enriquece sus modelos basados en información entrenando sus algoritmos. Sus mejoras estarán condicionadas con esa información, por lo que esta explosión del data, sin duda, condicionará y mejorará industrias como la del seguro. Un caso claro de mejora en las relaciones con el cliente serán los procesos de reclamaciones de las compañías aseguradoras. Algoritmos avanzados podrán tratar este tipo de incidencias de una manera más eficiente y precisa. Servicios de monitorización activa y masiva en viviendas, así como vehículos monitorizados en tiempo real ayudarán a las compañías a incrementar su foco en monitorear, prevenir y mitigar riesgos derivados de este tipo de actuaciones, evitando de esta manera potenciales fraudes y pérdidas para las compañías.

Sin duda todas las compañías tendrán que tener un plan estratégico claro de cómo adaptar e implementar todas estas mejoras. Sin olvidar el negocio y mejoras a las tecnologías que ahora soportan la base importante del negocio, pero pensando siempre en cambios incrementales que mejorarán la base del negocio, dejando una pequeña puerta abierta a la implantación de proyectos disruptivos que ayudarán a tener un pie en el futuro, que, como decíamos al principio, ya está aquí.