Seguros de Responsabilidad Profesional


Desde una constructora en ciernes, pasando por despacho de arquitectos hasta los abogados, los errores profesionales son un fantasma que puede provocar graves pérdidas si no se toman medidas de prevención. Los seguros de Errores y Omisiones (E&O) hacen más sólidos los pilares para el crecimiento, porque vigilan el patrimonio de la empresa y cuidan su buena imagen.

Un nuevo despacho de abogados, por ejemplo, es señalado de incurrir en una omisión que le cuesta a su cliente una sentencia desfavorable y el pago de una suma. El error trasciende y la oficina enfrenta dificultades para responder a su defendido, pues éste debe apelar; y, por si fuera poco, el despacho ve deteriorada su imagen.

Este tipo de dificultades, como las que muchas otras empresas llegan a tener en sus inicios, se pueden evitar contratando un seguro de responsabilidad profesional. En ocasiones, los errores u omisiones pudieron haber sucedido un par de años atrás y la primera noticia llega en forma de una demanda judicial. Por lo que la fecha retroactiva de la póliza se vuelve importante pues, entre más lejana, más cobertura ofrecerá.

Las pólizas que cubren los daños por errores y omisiones cometidos en una actividad profesional, son cada vez más solicitadas por arquitectos, ingenieros, abogados, call centers, agencias de turismo y freelancers. Estos profesionales son quienes más comúnmente han descubierto que los beneficios de esta protección se ofrecen a un costo accesible y por debajo incluso de lo que costaría enfrentar una reclamación, de esas capaces de afectar la salud financiera de cualquiera.

Es preciso saber que no existen coberturas de “talla única”. Un abogado y un médico, por ejemplo, no tienen la misma exposición, por lo tanto, en cada caso los riesgos deben ser evaluados.

“Las empresas están cada vez más conscientes de los riesgos y también la gente de sus derechos cuando no se les entregan servicios adecuados o cuando un determinado servicio causa algún tipo de daño o perjuicio”, afirma Rodrigo Granetto, PI Regional Specialist de Chubb América Latina; “hay empresas que ya incluyen la obligatoriedad de un seguro de responsabilidad profesional para sus contratistas”.[i] Aclara que, en general, las legislaciones de los países no lo exigen, aunque una excepción sería una región al sur de Brasil que pide este tipo de póliza, con un valor de 25% del monto del contrato en cada convenio.

 

Respaldo legal

En el caso de Chubb, explica Granetto, al ocurrir un siniestro un equipo de abogados con experiencia global le da respuesta inmediata al profesional asegurado. “Más allá de una posible indemnización, con este apoyo el cliente puede enfrentar cualquier demanda a la que deba responder”, detalla.

En la actualidad hay cientos de factores que incrementan el riesgo de incurrir en un error profesional. Uno de ellos, por ejemplo, son los cambios en las legislaciones que eventualmente vuelven indebido un proceso que antes era permitido. Otro factor es la rotación de empleados en una empresa, la cual dificulta que reciban la capacitación idónea y los hace vulnerables a cometer fallos en su desempeño; aunque algunos profesionales todavía no estén convencidos.

La mayoría de las pólizas por errores y omisiones cubren gastos por juicios y otros costos legales hasta cierto límite, en muchos casos las coberturas pueden incluir este respaldo aun cuando los reclamos sean injustificados, pues de todos modos los gastos de la defensa legal pueden ser un hoyo financiero inesperado que puede descapitalizar por completo a la empresa, o persona.

Hay sectores que, por su crecimiento, tienden a cotizar más este tipo de seguro. Las pólizas por Errores y Omisiones para arquitectos o ingenieros tienen en Chile un mercado optimista. Según la Cámara Chilena de la Construcción (CChC)[ii] se calcula que habrá un alza de 2.4% en la inversión en este sector durante el 2018, después de tres años seguidos de caídas en el rubro.

Las aseguradoras que están más al tanto de los comportamientos económicos en cada país ofrecen el seguro de Errores y Omisiones en dos modalidades: cobertura por proyecto específico o por cobertura anual. Según Marcelo Barrios, Gerente de Responsabilidad Civil de Chubb en Chile,[iii] esta última es por la que están optando las constructoras locales.

 

Un impulso decisivo

Cuando una empresa decide contratar una póliza se analizan las características de sus servicios, en qué condiciones opera, con qué certificaciones cuenta y cuál es la legislación a la que se sujeta. La revisión que hace Chubb, con el apoyo de especialistas según el sector, ayuda a evaluar el riesgo para esa empresa. Dicha información se ve reflejada en el costo de la prima. Las características de cada giro exigirán sus propios criterios de evaluación, pero lo importante, de acuerdo con Granetto, es que cada vez son más las empresas que buscan este producto.

El incremento en la penetración de esos productos ha sido impulsado por las herramientas digitales, específicamente en Brasil, México y Colombia. La demanda se ha potenciado a partir de pólizas de responsabilidad por parte de empresas multinacionales y enseguida se ha extendido a otros productos. “Sucede que el cliente se acerca sólo por un producto y en ese momento se le ofrecen otras pólizas; el cross selling se está haciendo mucho más rápido”, comenta Rodrigo Granetto.

 

Para una cultura de protección

El desempeño profesional se enfrenta a riesgos que no suelen ser previstos hasta que se toma consciencia del costo de una posible reclamación. La poca experiencia de los recién egresados, aunada a su enfoque en el crecimiento, hacen que se pase por alto la necesidad de una póliza que cubra sus posibles errores.

Si los futuros arquitectos, abogados e ingenieros conocieran los beneficios de un seguro, su ejercicio posterior estaría mejor respaldado. Rodrigo Granetto reflexiona al respecto y señala la necesidad de explicar a los estudiantes los riesgos que pueden tener las posibles omisiones en su desempeño profesional. “En mi visita a los países hablo con los corredores y les comento la necesidad de asistir a las universidades para explicar a los estudiantes cuáles son los riesgos de su profesión y al final presentarles los beneficios de un seguro”.

Al difundir la importancia de una póliza desde la formación profesional, sería posible ir modificando la cultura de la protección. Con ella, un despacho de abogados recién abierto sin duda no tendría problemas para enfrentar una reclamación que comprometa su despegue.

 

 

Bibliografía y fuentes

[i] Entrevista a Rodrigo Granetto, PI Regional Specialist de Chubb América Latina. Marzo del 2018.
[ii] Cabello, Carla. “CChC: Inversión en construcción subirá en 2018 por primera vez en cuatro años”. Suplemento Pulso, diario La Tercera. 7 de diciembre de 2017. Consultado en www.pulso.cl/empresas-mercados/cchc-inversion-construccion-subiria-2018-primera-vez-cuatro-anos/
[iii] Diario de la Construcción. Seguros de responsabilidad civil para ingenieros y arquitectos: una garantía para proteger el patrimonio de la empresa. Consultado en www.diariodelaconstruccion.cl/seguro-de-responsabilidad-civil-de-errores-y-omisiones-para-ingenieros-y-arquitectos-una-garantia-para-proteger-el-patrimonio-de-la-empresa/

 

 

Revisa otros temas en nuestras publicaciones:

Digit@l

Innovación, avances y desafíos en la era digital y su repercusión en los seguros.

Ver más >
Enlace

Temas de interés para apoyar la labor de intermediarios en el aseguramiento de accidentes personales y salud, bienes y pertenencias y seguros de vida.

Ver más >