La era de la analítica: Compitiendo en un mundo impulsado por datos

Colaboración de McKinsey Analytics

Biografía del autor

McKinsey Analytics ayuda a sus clientes a lograr un mejor rendimiento a través de datos, trabajando con ellos para construir organizaciones basadas en el análisis a fin de proporcionar soporte completo de estrategia, operaciones, ciencia de datos, implementación y gestión del cambio. Los compromisos van desde casos específicos de aplicación de soluciones hasta transformaciones analíticas a gran escala. Equipos de consultores de McKinsey, científicos de datos e ingenieros trabajan con los clientes para identificar oportunidades, evaluar los datos disponibles, definir soluciones, establecer entornos de hospedaje óptimo, recopilar datos, desarrollar algoritmos de vanguardia, visualizar conectividad y evaluación del impacto de la transformación mientras se construyen las capacidades para sostenerla y expandirla.

Resumen ejecutivo

En el 2011, el McKinsey Global Institute publicó un informe que pone en relieve el potencial de transformación de grandes volúmenes de datos. Cinco años más tarde, seguimos convencidos de que este potencial no era exagerado. De hecho, ahora creemos que nuestro análisis del 2011 sólo brindaba una visión parcial. La gama de aplicaciones y oportunidades ha crecido hoy aún más.

La convergencia de varias tendencias tecnológicas está acelerando el progreso. El volumen de datos continúa duplicándose cada tres años conforme la información llega de las plataformas digitales, sensores inalámbricos, y miles de millones de teléfonos móviles. La capacidad de almacenamiento de datos ha aumentado, mientras que su costo se ha desplomado. Los científicos de datos tienen ahora a su disposición un poder de computación de informática sin precedentes, y están creando algoritmos cada vez más sofisticados.

Las empresas a la vanguardia de estas tendencias, utilizan sus capacidades frente a los problemas empresariales con una mentalidad totalmente nueva. En algunos casos, han introducido modelos de negocio impulsados por datos que han sorprendido a industrias enteras. Los nativos digitales tienen una ventaja enorme y, para mantener su paso, los involucrados deben estudiar los datos y analizar los fundamentos de su negocio mientras cambian las bases de la competencia.

En un entorno de volatilidad creciente, las grandes organizaciones necesitan vigilar sus movimientos de alto riesgo y alta recompensa; ya sea que esto signifique la entrada a nuevos mercados o la transformación de sus modelos de negocio existentes. Al mismo tiempo, tienen que aplicar la analítica para mejorar sus negocios originales. Lo que puede implicar la identificación de nuevas oportunidades de ingresos, utilizando conocimientos analíticos para agilizar los procesos internos, y la creación de mecanismos para la experimentación que habiliten el aprendizaje continuo y la retroalimentación.

Las organizaciones que siguen esta estrategia de dos partes estarán listas para tomar ventaja de las oportunidades y frustrar posibles disruptores — y tienen que asumir que estos disruptores están justo a la vuelta de la esquina. El análisis de datos ha alterado la dinámica en muchas industrias, y el cambio sólo se acelerará cuando las máquinas desarrollen capacidades de pensamiento, de solución de problemas y sean capaces de entender el lenguaje a través del aprendizaje automático y el aprendizaje profundo. Los usos potenciales de estas tecnologías son sorprendentemente amplios, incluso para los sectores que han sido lentos en la digitalización. A medida que nos adentramos en un mundo de automóviles que se manejan solos, de medicina personalizada, y de robots inteligentes, habrá enormes oportunidades nuevas, así como riesgos significativos no sólo para las empresas sino para toda la sociedad.


EN BREVE

LA ERA DE LA ANALÍTICA: Compitiendo en un mundo impulsado por datos

Las capacidades de datos y de análisis han dado un salto en los últimos años. El volumen de datos disponibles ha crecido de manera exponencial, se han desarrollado algoritmos más sofisticados y tanto el almacenamiento, como el poder computacional han mejorado constantemente. La convergencia de estas tendencias está impulsando rápidos avances tecnológicos, pero también transformaciones en los negocios.

  • La mayoría de las empresas captan sólo una pequeña fracción del valor potencial que tienen los datos y su análisis. Nuestro informe del 2011 encontró este potencial en cinco áreas; al revisarlos hoy, encontramos que aún hay una gran cantidad de valor sobre la mesa. El progreso más grande ha ocurrido en servicios basados en localización y en el mercado minorista, áreas que cuentan con competidores ‘nativos digitales’. En contraste, la manufactura, el sector público y el sector salud han capturado menos del 30% del valor potencial que señalamos hace cinco años. Además, nuevas oportunidades han surgido desde el 2011, haciendo aún más grande la brecha entre los líderes y los rezagados.
  • Los mayores obstáculos que enfrentan las empresas al intentar extraer valor de los datos y de su análisis, son organizacionales; muchos luchan por incorporar ideas basadas en datos, en los procesos cotidianos de sus negocios. Otro reto es atraer y retener el talento adecuado, no sólo por los científicos de datos sino por aquellos que logran combinar el manejo de datos, con la experiencia funcional de la industria, creando con ello nuevos negocios.
  • Los datos y su análisis están cambiando las bases de la competencia. Las empresas líderes utilizan hoy sus capacidades, no sólo para mejorar sus negocios originales, sino para poner en marcha modelos de negocio completamente nuevos. Los efectos de la red de plataformas digitales están creando una dinámica de “el-ganador-se-lleva-más” en algunos mercados.
  • Los datos son ahora un activo corporativo crítico. Vienen del internet, de miles de millones de teléfonos, sensores, sistemas de pago, cámaras y una enorme variedad de fuentes diferentes, y su valor está ligado a su uso final. Y mientras los datos se convierten cada vez más en simples mercancías, es probable que el valor aumente para los propietarios de datos escasos, para los jugadores que sean capaces de unir datos en formas únicas y en especial para aquellos proveedores de análisis que agreguen valor.

  • Datos y análisis apuntalan varios modelos disruptivos. La introducción de nuevos tipos de conjuntos de datos ("datos ortogonales") puede transformar las industrias, y las capacidades de integración masiva de datos pueden acabar con islas organizacionales o tecnológicas, permitiendo el surgimiento de nuevos modelos e ideas. Plataformas digitales de ‘híper escala’ pueden comunicar a compradores con vendedores en tiempo real, transformando mercados ineficientes. Datos granulares pueden utilizarse para personalizar productos y servicios — y, más curiosamente, servicios de la salud. Nuevas técnicas analíticas pueden impulsar el descubrimiento y la innovación. Pero sobre todo, son los datos y su análisis los que pueden permitir una más rápida toma de decisiones basada en evidencia.
  • Los avances recientes en el aprendizaje automático se pueden utilizar para resolver una gran variedad de problemas, y el aprendizaje profundo (Deep learning) está empujando los límites aún más. Los sistemas de aprendizaje automático pueden proporcionar servicios al cliente, gestión logística, analizar registros médicos o incluso escribir noticias. El valor potencial está en todas partes, incluso en las industrias que han sido lentas en la digitalización. Estas tecnologías pueden generar aumentos de la productividad y una mejor calidad de vida— junto con las pérdidas de empleo y otras transformaciones. Anteriores investigaciones del MGI encontraron que el 45% de las actividades laborales podrían automatizarse con tecnologías que han sido demostradas actualmente; procesos de aprendizaje para las máquinas pueden ser una tecnología para la automatización del 80% de estas actividades. Y avances en el procesamiento del lenguaje natural podrían ampliar aún más ese impacto.

Los datos y su análisis ya están sacudiendo múltiples industrias, y los efectos se harán más profundos a medida que la adopción alcance una masa crítica. Una ola de cambio aún mayor se avecina en el horizonte cuando el aprendizaje profundo alcance la madurez, otorgando capacidades de pensamiento sin precedentes a las máquinas, con las cuales podrán resolver problemas y entender el lenguaje. Las organizaciones que logren aprovechar de forma eficaz estas capacidades serán aquellas que creen valor significativo, logrando diferenciarse; mientras que las demás se encontrarán en una desventaja cada vez más profunda.



MCKINSEY GLOBAL INSTITUTE

En los 25 años desde su fundación, el McKinsey Global Institute (MGI) ha buscado desarrollar una comprensión más profunda de la economía mundial en evolución. Como brazo de investigación económica y de negocios de McKinsey & Company, el MGI tiene como objetivo proporcionar a líderes en los sectores comercial, público y social los hechos y situaciones que fundamenten sus decisiones de política y administración. El Instituto Lauder de la Universidad de Pensilvania clasificó al MGI como el grupo de expertos (Think Tank) número uno del sector privado en su índice internacional “Global Think Tank 2015”.

La Investigación en el MGI combina las disciplinas de economía y administración, empleando las herramientas analíticas de las ciencias económicas y las ideas de líderes de negocios. Nuestra metodología "micro-a-macro" examina las tendencias del sector microeconómico para entender mejor las fuerzas macroeconómicas generales que afectan a las estrategias de negocios así como a las políticas públicas. Los reportajes de investigación del MGI han cubierto más de 20 países y 30 industrias. Los trabajos actuales se centran en seis temas: productividad y crecimiento, recursos naturales, mercados laborales, la evolución de los mercados financieros globales, el impacto económico de la tecnología y la innovación y la urbanización.

Los reportes más recientes han evaluado los beneficios económicos de la lucha contra la desigualdad de género, una nueva era de competencia global, la innovación china y la globalización digital. El MGI es encabezado por cuatro socios senior de McKinsey & Company: Jacques Bughin, James Manyika, Jonathan Woetzel y Frank Mattern, Presidente del MGI. Michael Chui, Susan Lund, Anu Madgavkar y Jaana Remes participan como socios del MGI. Los equipos de proyecto son conducidos por los socios MGI y un grupo de investigadores senior e incluyen a consultores de oficinas McKinsey alrededor del mundo. Estos equipos aprovechan la red global de socios y expertos de la industria y la administración que tiene McKinsey. Los temas son proporcionados por el Consejo de MGI, que comparte el liderazgo de los proyectos y proporciona consejo; los miembros son Andrés Cadena, Richard Dobbs, Katy George, Rajat Gupta, Eric Hazan, Eric Labaye, Acha Leke, Scott Nyquist, Gary Pinkus, Shirish Sankhe, Oliver Tonby y Eckart Windhagen. Además, economistas eminentes, incluyendo a premios Nobel, actúan como asesores de investigación.

Los socios de McKinsey financian las investigaciones del MGI; no son encargados por empresa, gobierno o institución alguna. Para obtener más información acerca de MGI y para descargar informes, favor de visitar a www.mckinsey.com/mgi.

Las opiniones e interpretaciones incluidas en este artículo son exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Chubb.